Problemas en la efectividad de un swap – Tipos de interés negativos

Estamos asistiendo a un escenario de tipos de interés negativos (tipos Euribor y Swaps negativos) que comienza a producir problemas a la hora de justificar la efectividad de las coberturas IRS o Swap. Sin embargo, la norma contable es flexible y hay multitud de parámetros que permiten, a la hora de elegir los métodos de evaluación, ayudar a mejorar los resultados de manera significativa. Todo ello, de forma legítima y en estricto cumplimiento de la norma contable.

La parte más importante de la contabilidad de derivados financieros o coberturas es la de los tests de efectividad. Éstos determinan si las variaciones de valor razonable (VR) registradas por la cobertura durante el ejercicio contable deben declararse como ingreso o gasto financiero ó, si por el contrario, pasarían por el balance de la compañía.

El test de efectividad pretende comprobar si el derivado financiero es efectivo a la hora de mitigar un riesgo financiero. De forma general, la efectividad de una cobertura se mide como el ratio entre:

(1)  Variaciones de valor razonable (VR) o flujo de efectivo (FE) del derivado financiero

(2)  Variaciones de valor razonable (VR) o flujo de efectivo (FE) de subyacente

La cobertura será más efectiva cuanto más se acerque a 1,00 el ratio. La norma contable no establece de forma clara la metodología a aplicar para el cálculo de la efectividad de una operación de cobertura. Las compañías cuentan con flexibilidad a la hora de escoger el método de evaluación, el cual tiene que estar validado por los auditores. Lo que si exige la norma contable es que la efectividad de la cobertura no salga del rango 0.80-1.25 para que la cobertura sea considerada efectiva y sus variaciones de valor razonable no impacten el resultado de la compañía.

Habitualmente, para justificar el tratamiento contable de un derivado como cobertura efectiva, los auditores exigen dos tipos de tests: test prospectivo y test retrospectivo. El test de efectividad prospectivo evalúa la efectividad de la cobertura en el futuro simulando variaciones de VR o FE. El test de efectividad retrospectivo evalúa la efectividad en el pasado, calculando la efectividad en base a variaciones de VR y FE registradas en ejercicios anteriores. Ambos tests deben arrojar una efectividad dentro del rango 0.80-1.25 para que los derivados financieros sean calificados legítimamente como operaciones de cobertura.

Normalmente, en el caso de operaciones de tipos de interés o de tipos de cambio, si las operaciones de cobertura están razonablemente bien contratadas y los términos de la cobertura se igualan, o incluso se aproximan, a los términos del subyacente, es relativamente fácil cumplir con el requisito de efectividad y justificar el tratamiento contable de un derivado financiero como cobertura.

Sin embargo, en el mundo de tipos de interés estamos asistiendo a un escenario inaudito(tipos Euribor y Swaps negativos) que comienza a producir problemas a la hora de justificar la efectividad de las coberturas IRS o Swap. El habitual que las operaciones de préstamo a tipo variable tengan una clausula que fuerce a que el tipo de interés se revise a 0% cuando la revisión del Euribor es negativo (clausula de floor 0%). Por el contrario, por lo menos hasta la fecha, no ha sido habitual que las coberturas Swap que van asociadas a esos préstamos tengan en cuenta dicha posibilidad. Si el tipo variable revisado es negativo, sencillamente la parte receptora de los intereses variables pasa a ser parte pagadera. Este diferente comportamiento entre Swap y préstamo provoca que la efectividad de la cobertura se reduzca. El siguiente ejemplo ilustra el problema:

Euribor 6 meses= 0,50%

Euribor 6 meses= -0,20%

Efectividad = ΔSwap / ΔPréstamo

Efectividad = [0,50 – (–0,20%)] / [0,50% – 0,00%] = 0,70% / 0,50% = 1,4

El resultado del test anterior sobre un ejemplo muy simple, es que existe una sobre-cobertura ya que las fluctuaciones que se producen en el Swap (operación que no tiene floor 0%) son, lógicamente, más amplias que las que se producen en su préstamo subyacente.

¿Existen soluciones a este problema? La realidad es que la ausencia de floor a 0% en los Swaps provoca una inefectividad que no tiene solución. Sin embargo, como hemos dicho anteriormente, la normal contable no exige ni mucho menos una efectividad perfecta, sino que ofrece un rango de efectividad lo suficientemente amplio como para que, en determinados casos, la inefectividad que provocan los floor a 0% no salgan del rango [0,80-1,25]. Además, la norma contable también nos permite escoger el método de evaluación, por lo que será conveniente realizar un test previo antes de determinar la metodología de cálculo a utilizar en los test de efectividad.